Vampiros

Un vampiro es una criatura que se alimenta de sangre de seres vivos para mantenerse activo, especialmente de humanos.

Aunque se los menciona ya desde la Antigüedad en casi todas las civilizaciones, desde Egipto y Sumeria hasta las culturas indoamericanas, la mayoría de los atributos conocidos de un vampiro provienen de la literatura, sobre todo de la novela Drácula. Son seres que, tras su muerte como humanos a manos de un vampiro, éste les proporciona una vida maldita pero inmortal.

Poseen largos y puntiagudos caninos (colmillos) y su piel es muy pálida y fría. Son indestructibles por medios convencionales y extremadamente fuertes y rápidos. Tienen además la posibilidad de transformarse en insectos, murciélagos, ratas, lobos o en niebla. Y aunque en general se supone los vampiros son vulnerables a la luz del sol, en algunas culturas se dice que no sólo pueden resistirla, sino que en algunos casos podían viajar a otro pueblo y llevar allí una vida normal. También los vampiros muy antiguos y poderosos, como Akasha, pueden llegar a tolerarla.

Otras de las características de los vampiros es que no se reflejan en los espejos, no toleran el ajo, los símbolos cristianos o los terrenos consagrados. Tienen una afinidad natural con la magia, en especial con la magia negra y concretamente la necromancia, siendo capaces de dominarla con mayor facilidad que el hechicero no vampiro más diestro.

Clavar una estaca o un arma de plata en el corazón, la decapitación o la incineración completa del cadáver son los métodos más efectivos para que encuentren la muerte.

1 Opinión

Anónimo dijo...

hay otros metodos para que no haya mas vampiros haci que investigenmejor

31 de agosto de 2012, 22:06

¿Qué puntuación le darías? Da tu opinión y sabremos cuáles son los mejores cuentos de hadas de todos los tiempos.