Ifrit

El ifrit o efrit (en lengua árabe, عفريت) es un ser de la mitología popular árabe. Generalmente se considera que es un tipo de genio dotado de gran poder y de múltiples apariencias, aunque suelen presentarse como un hombre bello o una mujer hermosa.

Llamados la semilla de Iblís en Las mil y una noches, estos monstruosos genios reciben su nombre (literalmente «poderosos») porque según la tradición árabe, fueron los primeros en ser creados. Se consideran a sí mismos superiores a la raza humana aduciendo que, a diferencia del ser humano, creado de arcilla, ellos provinieron «del propio vaho de Allah».

El más emblemático entre todos ellos es Eblís o Iblís, El mentiroso, (después conocido como Shaitan) quien, cuando se lo ordenó Allah, se negó a postrarse frente a Adán al considerarlo una criatura inferior. Para los ifrit fue una grave ofensa quedar situados por debajo de los hombres, y desde entonces sienten especial resentimiento hacia éstos, deseando destruirlos a toda costa. Por ello, incluso si se les consigue esclavizar y se les mandan tareas, son difíciles de tratar y muestran una actitud irónica y maligna, intentando tergiversar las órdenes cada vez que pueden para provocar la desgracia.

Sin embargo, aunque escasos, existen ifrits que ayudan ocasionalmente a los humanos y se comportan justamente para no tener que dar cuenta de malas acciones en el día de la Retribución. Dado que su comportamiento difiere bastante de lo usual en ellos, suele tenderse a denominarlos genios para diferenciarlos.

Aladdín de Disney constituye un claro ejemplo de distinción entre el genio servicial y el ifrit maligno, encarnado el primero en el genio de la lámpara y el segundo en el hechicero Jafar, convertido en un ifrit agresivo de color rojo que desobedece las órdenes de su amo o las manipula a su conveniencia, haciendo su voluntad y adquiriendo apariencias muy diversas.

Da tu opinión

¿Qué puntuación le darías? Da tu opinión y sabremos cuáles son los mejores cuentos de hadas de todos los tiempos.