El cuentacuentos - El soldado y la muerte

El Narrador de Cuentos es una serie de televisión británica creada y producida por Jim Henson en 1987.

La serie relata legendarios cuentos europeos a través de la combinación de actuación y animaciones vectoriales. La temática de los mismos es muy variada, pero tratan los temas universales de siempre. Los episodios son contados por un viejo narrador, representado por John Hurt (sustituido poco después por Sir Michael Gambon), sentado junto a una chimenea en un antiguo castillo renacentista, y siempre acompañado por su perro parlante, cuya peculiar voz era aportada por Brian Henson:

Fue una época feliz... ¡¡¡Ya lo creo!!! ¡¡¡Qué recuerdos!!! Cuando las gentes sabían de su pasado a través de los cuentos, explicaban su presente contándose cuentos y predecían su futuro con cuentos, siempre me reservaban el mejor lugar de la casa junto al fuego. ¡¡¡Grandes años aquéllos para un humilde Cuentacuentos!!! Y heme aquí ahora que, después de tantos viajes por el mundo, he encontrado una ciudad mágica donde esa bella tradición resplandece desde tiempos inmemoriales. ¡¡¡A ella te doy la bienvenida, viajero, a la Ciudad de los Árboles Iluminados!!! La historia que hoy nos reúne es: El soldado y la muerte.

Basado en el cuento ruso de mismo título de Aleksandr Nikoláyevich Afanásiev, un soldado regresa después de 20 años de guerra con nada más que tres galletas en su bolsa. En el camino se encuentra con un mendigo que pide comida. Siendo el soldado muy generoso le ofrece una de sus galletas, el mendigo acepta y en agradecimiento le da una extrahordinaria habilidad para silbar.

Siguiendo su camino, el soldado encuentra un segundo mendigo, quien no le pide comida sino algo de compañía ya que se sentía solo. El soldado acepta y juntos se divierten haciendo música, el mendigo con un tambor y el soldado con sus extraordinarios silbidos. Después del buen rato, el soldado le regala al mendigo su segunda galleta.

Continuando su camino, encuentra un último mendigo que le propone jugar una mano de pócker con sus naipes. El soldado acepta y por un rato se divierte hasta que, luego de algunas manos, se da cuenta de que el mendigo no pierde ninguna. Finalmente, el soldado se rinde ya que le es imposible ganar una mano y comienzan a hablar y hacer bromas. El mendigo le dice que tiene hambre y el soldado ofrece compartir la mitad de la última galleta que le queda, pero antes de darle sólo una mitad siente un remordimiento y termina por darle las dos mitades.

El mendigo se da cuenta de que el soldado tiene un buen corazón y le regala su baraja de naipes con la cual, según él, nunca perdería una sola mano. Le regala también un viejo saco y le explica que cualquier cosa que desee tener sólo basta con decier el nombre de la cosa en voz alta y luego la orden "¡Entra en el saco!". El soldado no cree mucho en lo que dice el mendigo pero acepta ambos regalos y continúa su viaje a casa.

Pronto se encuentra en una laguna con hermosos ganzos y cisnes donde decide descansar. Curioso por aquel extraño regalo, ordena: "¡Ganzo, entra en el saco!" y rápidamente el animal entra en el saco donde pudo meter cinco ganzos más. Continúa con su viaje y llega a un pueblo gobernado por un rey, buscando un lugar donde comer y dormir entra en una taberna donde ordena que le asen un ganzo. El dueño que encuentra esta orden muy graciosa, vota al soldado del lugar y el soldado que no esperaba una respuesta como esa, saca un gran ganzo de su saco. Pronto, tendría que burlar demonios, salvar un reino y tratar de burlar a la misma muerte.

¿Quieres ver el video en pantalla completa?

¿Quieres escuchar otra historia?

¿Leer el cuento original?

 

Da tu opinión

¿Qué puntuación le darías? Da tu opinión y sabremos cuáles son los mejores cuentos de hadas de todos los tiempos.