Caperucita roja - Charles Perrault

Caperucita roja - Charles PerraultCaperucita Roja
Cuento | Análisis | Películas

Había una vez una niña muy bonita. Su madre le había hecho una capa roja y la muchachita la llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Caperucita Roja.

Un día, su madre le pidió que llevase unos pasteles a su abuela que vivía al otro lado del bosque, recomendándole que no se entretuviese por el camino, pues cruzar el bosque era muy peligroso, ya que siempre andaba acechando por allí el lobo.

Caperucita Roja recogió la cesta con los pasteles y se puso en camino. La niña tenía que atravesar el bosque para llegar a casa de la Abuelita, pero no le daba miedo porque allí siempre se encontraba con muchos amigos: los pájaros, las ardillas... De repente vio al lobo, que era enorme, delante de ella.

—¿A dónde vas, niña? —le preguntó el lobo con su voz ronca.

—A casa de mi abuelita —le dijo Caperucita.

—No está lejos —pensó el lobo para sí, dándose media vuelta.

Caperucita puso su cesta en la hierba y se entretuvo cogiendo flores: «El lobo se ha ido —pensó—, no tengo nada que temer. La abuela se pondrá muy contenta cuando le lleve un hermoso ramo de flores además de los pasteles».

Mientras tanto, el lobo se fue a casa de la Abuelita, llamó suavemente a la puerta y la anciana le abrió pensando que era Caperucita. Un cazador que pasaba por allí había observado la llegada del lobo.

El lobo devoró a la Abuelita y se puso el gorro rosa de la desdichada, se metió en la cama y cerró los ojos. No tuvo que esperar mucho, pues Caperucita Roja llegó enseguida, toda contenta. La niña se acercó a la cama y vio que su abuela estaba muy cambiada.

—Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!

—Son para verte mejor —dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela.

—Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!

—Son para oírte mejor —siguió diciendo el lobo.

—Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!

—Son para... ¡comerte mejoooor! —y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre la niñita y la devoró, lo mismo que había hecho con la abuelita.

Mientras tanto, el cazador se había quedado preocupado y creyendo adivinar las malas intenciones del lobo, decidió echar un vistazo a ver si todo iba bien en la casa de la Abuelita. Pidió ayuda a un serrador y los dos juntos llegaron al lugar. Vieron la puerta de la casa abierta y al lobo tumbado en la cama, dormido de tan harto que estaba.

El cazador sacó su cuchillo y rajó el vientre del lobo. La Abuelita y Caperucita estaban allí, ¡vivas! Para castigar al lobo malo, el cazador le llenó el vientre de piedras y luego lo volvió a cerrar. Cuando el lobo despertó de su pesado sueño, sintió muchísima sed y se dirigió a un estanque próximo para beber. Como las piedras pesaban mucho, cayó en el estanque de cabeza y se ahogó.

En cuanto a Caperucita y su abuela, no sufrieron más que un gran susto, pero Caperucita Roja había aprendido la lección. Prometió a su Abuelita no hablar con ningún desconocido que se encontrara en el camino. De ahora en adelante, seguiría las juiciosas recomendaciones de su Abuelita y de su Mamá.


Título: Caperucita roja
Autor: Charles Perrault

Sinopsis:

Caperucita Roja era una niña muy buena y obediente. Pero un día, cuando llevaba una cesta a su abuela, el malvado lobo la engañó. ¡Menos mal que apareció un leñador! Uno de los grandes clásicos de la literatura infantil.



Análisis del cuento | Películas | Más cuentos de Charles Perrault | Índice de cuentos

22 Opiniones

Mónica Angelino dijo...

Te acabo de encontrar en Bohemia, gracias a una poesía de Alejandra en la que dejaste tu comentario, fue un placer entrar en tu blogs, voy a enlazarlo al mio, se lo leeré a mis nietos y te escribiré luego sus comentarios también. Un placer conocerte!
Te invito a visitar mi fondoscuro.
Un beso.
Mónica

21 de febrero de 2009, 13:48
Hada de los tiempos dijo...

¡¡¡Me alegro mucho, Mónica!!! Aunque el blog dé mucho trabajo, saber que lo valoráis hace que las ganas de continuar la aventura siempre crezan. ¡¡¡Mil besitos!!!

21 de febrero de 2009, 13:59
Ardilla Roja dijo...

La verdad es que es una historia horrible que evito contarla a los niños con los que trabajo, o la adapto.
Todos estos cuentos clásicos me los contaba mi abuela sin ayuda de libros. Sólo su voz y mi imaginación. Y la escena en que se las come me tuvo obsesionada mucho tiempo.Cómo podía ser posible comerse a una abuela y a una niña, ¡sin hacerles daño con los dientes al masticar! Ella me decía que los cuentos no son verdad, pero no evitaba que yo imaginase la boca del lobo gigantesca.

Los tres cerditos me gustaba más jajaja

Un abrazo Hada :)

22 de febrero de 2009, 22:35
Hada de los tiempos dijo...

Hmm, gran dilema el que planteas, ardilla roja... Aunque la intención de las hadas es no intervenir en las valoraciones de las obras, en este caso creo que haremos una excepción por lo interesante que es lo que planteas. Nunca lo había visto de ese modo, pero después de leer tu opinión no sabría qué decir, si es mejor evitar que los niños se enfrenten a estas emociones y que las descubran más mayores, o que se les plantee en la infancia como preparación para encararlas en el futuro. Ahora mismo, a mí me es muy díficil decantarme por una u otra opción, pero dejo la pregunta abierta para un debate que, sin duda, puede ser muy interesante.

¡¡¡Muy buen comentario y muchos besitos, Ardilla roja!!! ¡¡¡Y por cierto, qué abuela más maravillosa tenías. En mi caso, eso lo hacían mi madre y mi abuelo; esos momentos y recuerdos valen su precio en oro!!!

22 de febrero de 2009, 23:19
yeste lima dijo...

Hola, Hada, por fin me ha dejado hacerte el comentario.

Antes de nada tengo que decirte que te sigo leyendo, que tu blog me encanta y me despierta esa parte de niña que todos tenemos y que leyéndote, mi imaginación vuela a todo lo mágico y encantado que tiene el mundo de las Hadas.

Sobre Caperucita Roja, temo estar de acuerdo con Ardilla Roja, de entre todos los cuentos infantiles que me contaban de pequeña, era el que menos me gustaba y ahora que soy mayorcita, sigo pensando que hay que esperar para contarlo a niños que por lo menos sepan entender que los cuentos, cuentos son, y no les traumatice el saber que después de comerse a la abuelita y a la niña, le abrieran la barriga, la llenaran de piedras y se ahogara sin que nadie pudiera hacer nada por evitarlo.

hasta la próxima, Hada, encantada de leerte. Un saludo.

23 de febrero de 2009, 19:44
Hada de los tiempos dijo...

¡¡¡Muchísimas gracias, Yeste, por tu amable valoración y también por dar tu opinión sobre este cuento!!! Porque efectivamente, creo que va ser un debate muy interesante.

¡¡¡Muchos besitos!!!

23 de febrero de 2009, 19:51
Horus dijo...

Bueno, hay que situar el cuento en su contexto histórico original. En el siglo XVII, los lobos eran un peligro real al que enfrentarse en más de una ocasión (aún no había llegado la revolución industrial, y la mayor parte de la población seguía subsistiendo en un medio rural poco desarrollado).

Así que, desde esta visión, es lógico que el castigo al lobo fuera tan drástico. Por otra parte, tampoco hay que olvidar que, por aquella entonces, el público de estos cuentos eran tanto niños como adultos.

Pero sí que es cierto que, para nuestra época, se hace un poco extraño. A los lobos debemos protegerlos, que están en peligro de extinción en muchos puntos del planeta. En este sentido, Jack London se adelantó a su época con obras como "Colmillo Blanco" o "La llamada de la naturaleza", que creo que reflejan mucho mejor la relación del hombre con los animales hoy día.

Saludos a los habitantes del bosque desde las arenas del desierto.

24 de febrero de 2009, 23:50
Anónimo dijo...

hola este cuento esta muy aburiddddddooooo

2 de abril de 2011, 6:22
Anónimo dijo...

hola que tal el dia guapos

2 de abril de 2011, 6:25
yolanda dijo...

el cuento esta como el velorio de michel jazon

2 de abril de 2011, 6:28
Anónimo dijo...

el cuento original de charles perrault termina cuando el lobo se come a la caperucita, simple y sencillamente, no hay cazador ni nada de eso, este personaje fue agregado casi 150 años despues por los hermanos Grimm, lo que querìa Perrault era simplemente dar una lecciòn a su hija pequeña de no confiar en extraños y desconocidos, gracias.

21 de julio de 2011, 20:22
Anónimo dijo...

que lindo cuento es bueno se los recomiendo

31 de diciembre de 2011, 6:49
Anónimo dijo...

que lindo cuento es bueno se los recomiendo

20 de febrero de 2012, 17:15
Anónimo dijo...

que bonito cuentito

26 de abril de 2012, 7:01
Anónimo dijo...

Mis tres princesas más favoritas de las películas de Disney y los cuentos clásicos són Cenicienta,Blancanieves y Aurora(la Bella Durmiente del bosque)...una cosa más los Hermanos Grimm escribieron estos tres cuentos que os diré ahora:el cuento de Blancanieves y los siete enanitos,el cuento de Cenicienta y el cuento de Aurora,la Bella Durmiente del bosque,...ah y otra cosa más por qué Charles Perrault escribió el cuento de Aurora,la Bella Durmiente del bosque y el cuento de Cenicienta...pero Charles Perrault no escribió el cuento de Blancanieves enanitos,verdad?Lo que no entiendo como es que me pone que en la wikipedia me pone que Charles Perrault escribió los dos cuentos de Cenicienta y de Aurora,la Bella Durmiente del bosque...y en Blancanieves y los siete enanitos me pone que sólo lo escribieron los Hermanos Grimm...ah y otra cosa más por qué en la wikipedia me pone que el cuento de Aurora,la Bella Durmiente del bosque y el cuento de Cenicienta lo escribieron estos tres escritores...Charles Perrault y los Hermanos Grimm...siento contar esto es que tengo dudas sobre Charles Perrault y los Hermanos Grimm...luego también sé que el cuento de Caperucita Roja con perdón que diga también me pone que lo escribieron Charles Perrault y los Hermanos Grimm...

3 de mayo de 2012, 11:52
Hada de los tiempos dijo...

De un mismo cuento pueden haber muchas versiones y diferentes autores, como se explica aquí

3 de mayo de 2012, 13:07
Beela dijo...

Recomiendo leer "Psicoanálisis de los cuentos de hadas" de Bruno Bettelheim.La obra nos muestra como los cuentos de hadas (relatos imaginarios), nos ayudan a desarrollarnos internamente. De ellos se puede aprender mucho más de los problemas internos de los seres humanos y sobre la búsqueda de soluciones correctas a problemas con los que nos podamos encontrar, a partir de otro tipo de historias.La misión de los cuentos es contribuir al crecimiento interno del niño.

Como dice Jorge Bucay: “Los cuentos sirven para entretener, estimular y dormir a los niños, y para despertar a los adultos”

18 de julio de 2012, 18:42
Anónimo dijo...

Hola! este no es el cuento original de Charles Perrault, esta es mas bien la versión de otro autor.

30 de julio de 2012, 17:00
Anónimo dijo...

El cuento de Caperucita Roja lo escribió Charles Perrault o lo escribieron los Hermanos Grimm?

4 de agosto de 2012, 11:24
mar13 dijo...

este cuento es muy lindo, aun que en realidad me gustan casi todos los cuentos clasicos, son muy bonitos y mas para que te los cuenten cuando sos chiquito/a, y nunca habia leido esta version, esta muy buena y tambien la version que dicen en los demas comentarios

16 de agosto de 2012, 21:21
Anónimo dijo...

Esta super vonito me gusto

23 de noviembre de 2012, 16:13
Anónimo dijo...

que piensas tu de ese cuento

10 de marzo de 2013, 19:20

¿Qué puntuación le darías? Da tu opinión y sabremos cuáles son los mejores cuentos de hadas de todos los tiempos.