El gato con botas - Análisis del cuento

El gato con botas es un cuento popular europeo, recopilado en 1697 por Charles Perrault en su Cuentos de mamá ganso (Contes de ma mère l'Oye) como El gato maestro y anteriormente en 1634 por Giambattista Basile como Cagliuso.

Análisis

Según el sistema de clasificación de cuentos de Aarne-Thompson, El gato con botas es de tipo 545B, El gato como ayudante.

A pesar de su popularidad, la dudosa moralidad de la historia, o en realidad la ausencia de ella, ha hecho tradicionalmente al cuento menos interesante de analizar que otras historia de la época. Comparada con el rico material proporcionado en La bella durmiente o Barbazul, El gato con botas es considerablemente más alegre en tono. Perrault era conocido ciertamente por sus tendencias moralistas, pero si realmente hay una lección por aprender en El gato con botas, parece ser que el engaño y la mentira dan beneficios más rápida y generosamente que el trabajo duro y el talento.

Para algunos lectores actuales, la nota éticamente discordante se produce cuando el gato amenaza a los campesinos que trabajan para el ogro, obligándoles a decir que trabajan para el Marqués de Carabás. En una versión moderna, el gato con botas llega a un acuerdo con los campesinos por el que si dicen ser siervos del Marqués de Carabás, entonces él les librará de la tiranía del cruel ogro. Esto eleva considerablemente el tono moral de la historia.

También se puede considerar esta historia para fines didacticos de administracion de empresas; todo «jefe» o «gerente» en algun momento deberá «confiar» y/o «delegar» trabajos a un subalterno. Darle la oportunidad a alguien de ayudarnos puede ser la clave en nuestra vida que nos haga prosperar.

Adaptaciones

La versión ilustrada de Gustave Doré es muy conocida por captar el suave tono satírico de la historia.

Una película animada titulada El gato con botas fue lanzada directamente a video en 1999 por Plaza Entertainment.

El gato con botas apareció como un personaje en la película Shrek 2 (con la voz de Antonio Banderas). Aparentemente, se consideró al gato la elección obvia para asesinar a Shrek, que es un ogro, porque ya había matado a uno famoso antes. Sin embargo, no intenta ningún enrevesado truco esta vez, sino que hace un ataque frontal abierto contra Shrek, aunque su táctica de hacer que el enemigo baje sus defensas adoptando un aspecto inocente de gatito desolado es también extremadamente efectiva. Además, es español en lugar de francés: «El gato con botas» en lugar de «Le chat botté».

En el cómic Xanadu, el principal héroe masculino, Tabbe Le Fauve, es un gato a imagen del gato con botas con una fuerte influencia del típico personaje espadachín interpretado por Errol Flynn.


Título: El gato con botas
Autor: Charles Perrault

Sinopsis:

Había una vez un molinero que tenía tres hijos. Cuando el molinero murió, les dejó sus pocos bienes en herencia. Al mayor le tocó el molino; al segundo, el burro; al tercero, sólo un gato. El hermano pequeño se quedó bastante sorprendido: ¿Qué voy a hacer con un gato? Un molino podía moler grano. Un burro podía cargar. Pero un gato... ¿Qué podía hacer un gato, aparte de cazar ratones?


1 Opinión

El Marqués de Carabás dijo...

¿Que si lo he leído? Claro, su historia ha inspirado el nombre de mi blog, El Marqués de Carabás, que los invito a visitar.

La literatura está en las manos del gato y su amo, quienes escriben sobre las cotidianidades del amor y la vida.

Interesante el dato de la clasificación del gato con botas, 545B.

23 de mayo de 2009, 18:00

¿Qué puntuación le darías? Da tu opinión y sabremos cuáles son los mejores cuentos de hadas de todos los tiempos.